Volver al listado

Septiembre está ya a la vuelta de la esquina y son cada vez más aquellos que esperan este mes para disfrutar de su momento de descanso con más tranquilidad. Aunque los días son ya más cortos todavía se puede disfrutar del sol y la temperatura es más agradable lo cual nos invita a pasar más tiempo en la playa y hacer muchas y variadas actividades.

Denia es uno de los destinos más visitados de la Costa Blanca durante el mes de Septiembre. Los motivos son claros, disfrutar de sus playas de aguas cristalinas y arena blanca sin tener grandes aglomeraciones además de las múltiples actividades que para toda la familia ofrece la ciudad. Si prefiere unas vacaciones de relax y disfrute gastronómico también podrá deleitarse con los mejores restaurantes de la zona sin tener que reservar una mesa con una semana de antelación

Denia, es un pueblo costero ideal para pasear, en un entorno espectacular y con una playa de varios kilómetros y muy cercana al pueblo. Largos arenales de arena fina y cálida que de vez en cuando nos sorprenden con sus preciosas calas rocosas, donde los fondos de agua turquesa se transparentan como si se tratase de un paraíso tropical. Los amantes de los fondos marinos no pueden perderse la Reserva Marina del Cabo de San Antonio donde encontrarán importante fauna marina y praderas de posidonia. Un lugar ideal para la práctica del submarinismo y snorkel.

Por la tarde merece la pena que un día visite el puerto pesquero para ver la llegada de los barcos con pescado fresco y su subasta en la lonja.

Si su preferencia es más terrestre en Denia encontrará el Parque Natural del Montgó, paraíso de vida vegetal autóctona y de fauna de todo tipo, que podrá recorrer a través de rutas de senderismo o bicicleta.

Llega la tarde y después de un día en la playa o una larga jornada de paseo tenemos que reponer fuerzas y por supuesto no olvidar que además en Denia es obligado “Comer”, no solamente porque fue declarada en 2015 ciudad creativa de la gastronomía por la UNESCO sino porque va a ser uno de los placeres que no olvidaremos y comentaremos cuando volvamos a casa.

No se puede ir sin probar la gamba roja de Denia que llega todos los días a la lonja para ser subastada y es considerada por muchos expertos la mejor del mundo.

La ciudad le brinda la posibilidad de elegir desde un restaurante con tres estrellas Michelín a bares que bien merecen una visita.

Ya solo queda decir que Denia le está esperando ¿Se lo va a perder?